Tramo: La Roda – San Clemente

Otro día, otros caminos por recorrer… debíamos continuar surcando paisajes plagados de pastizales recubiertos por la escarcha de la hora matutina. Tras casi un par de horas de ruta, los músculos no entraban en calor y el estómago estaba vacío, por ello una parada en el pueblo de Minaya era necesaria para repostar gasolina. Después de 15 minutos, con las manos ultracongeladas cogimos el manillar de la bici y hacia las 17 horas alcanzamos el mayor municipio de la provincia de Cuenca, San Clemente. Allí nos hospedamos con nuestros amigos, Mónica, Jose y su gato Mickey, donde al fin pudimos entrar en calor tras acceder a su casa, que tenía suelo radiante!! Quien nos iba a decir que podríamos ir descalzos y estar calentitos al mismo tiempo, hacía unos treinta minutos atrás…
Al día siguiente visitamos la ciudad y el museo de labranza situado en la Torre Vieja, la cual fue construida en el S.XV.  Y por fin pudimos de nuevo actuar para los niños, en el Colegio Rafael López de Haro.

 

Escriba una respuesta