Tramo 27: Sevilla

Tras dejar Mérida, el frío, el fuerte viento y la lluvia fueron nuestros escoltas hasta llegar a la ciudad de Sevilla, donde las calles estrechas y sinuosas nos resguardaron de la fastidiosa ventisca y nos acogieron cálidamente entre sus naranjos amargos. Aún a pesar de la “ciclogénesis explosiva” pudimos disfrutar de tranquilos paseos por la urbe y de excursiones nocturnas por las “Setas de la Encarnación” (o Metropol Parasol) con nuestro amigo Oliver.  Cuando el viento cesó un poco, fuimos a actuar al colegio “Miguel Hernández”, donde nuestro nuevo colega Ángel, quien es profesor de primaria, se brindó alegremente a organizar la actuación y a amenizar el espectáculo como presentador… todo un éxito!

 

Escriba una respuesta