Tramo 22 y 23: Cáceres – Alcuéscar – Mérida

Al terminar las dos actuaciones en el colegio “Dulce Chacón” fuimos invitados a comer en un bar cercano a la escuela, donde pudimos comer un menú calentito y sentirnos reconfortados por la amabilidad del personal del colegio. Al día siguiente sentíamos la necesidad de volver a actuar, así que nos echamos a la calle a buscar otra escuela, y tropezamos con el colegio “AlbaPlata”, donde los disciplinados alumnos interactuaron y cantaron con nosotros como si conociesen las canciones desde siempre, fue increíble. Pero llegaba la hora de abandonar Cáceres y continuar por la Vía de la Plata, que nos llevaría al albergue de “Los Esclavos de Alcuéscar”, en cuyo edificio contiguo había una comunidad de caridad que acogía a todo tipo de necesitados, y para quienes actuamos durante la tarde para contagiarles un poco de alegría.
Antes de que sonase el despertador ya estábamos en pie, ya que el frío nos “abrigó” durante toda la noche y no pudimos pegar ojo… era mejor levantarse y calentar el cuerpo pedaleando… hasta la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993, la monumental Mérida.

 

Escriba una respuesta