Tramo 21: Casar de Cáceres – Cáceres

Una y otra vez saltaban los plomos de la luz, era imposible cocinar y tener el radiador encendido para poder entrar en calor después del chaparrón, así que tuvimos que “organizarnos” comer primero y después prender la estufa. Cuando llegó la hora de descansar el único rincón del albergue donde se podía estar era el propio comedor, así que no nos lo pensamos dos veces… cogimos un par de colchones de las habitaciones y las metimos en el salón. Por la mañana el tiempo había amainado, así que, los 14 km que nos distanciaban de Cáceres fueron pasaderos hasta alcanzar la casa de nuestra amiga Chussita, quien nos presentó orgullosa el casco antiguo de su ciudad, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Ambiente medieval, buena compañía y fantásticos alumnos del Colegio “Dulce Chacón” nos envolvieron de magia en la ciudad cacereña.

 

Escriba una respuesta