Tramo 18- 19 y 20: Talavera de la Reina – Plasencia – Grimaldo – Casar de Cáceres

2×1, así fue nuestro paso por el colegio Fray Hernando, dos actuaciones el mismo día… intenso pero gratificante como siempre. Con la adrenalina aún por las nubes regresamos a casa de nuestros amigos, Jorge y Eva, quienes nos propusieron (o mejor dicho nos “obligaron”) a cargar las bicicletas y las alforjas en su auto hasta nuestro próximo destino. Nosotros accedimos, creyendo que las dos bicis, los trastos y los pasajeros no cabrían en el coche, pero la maña hizo posible lo que a simple vista parecía irrealizable. Así que embutidos, llegamos a Plasencia, la ciudad del valle, e hicimos parada en la Universidad, ya que Tamara nos aguardaría esa noche en su morada. Estaba amaneciendo y el despertador nos señalaba que era la hora de partir de nuevo, pero antes visitamos la ciudad amurallada, ya que nos surgió la oportunidad de aparcar las bicis en un “garaje” de lujo y andar libremente por los monumentos históricos del lugar. Tras el recorrido turístico partimos hacia el pequeño pueblo de Grimaldo, perteneciente a la provincia de Cáceres, donde un albergue gratuito sería nuestro hogar al anochecer.
Con el cielo encapotado y con algunas chispas de lluvia escapamos hacia la localidad de Casar de Cáceres, la cual por su proximidad a la capital fue considerada hasta hace no muchos años como una pedanía de la misma y no como una población independiente. Durante el trayecto los nubarrones fueron nuestros camaradas, y en los últimos 4 km la lluvia se dejó notar… y nos acompañó hasta la puerta del albergue municipal.

 

Escriba una respuesta